Julio Cortázar un poeta universal

39
Compartir
Julio Cortazar en el Sena
Julio Cortazar en el Sena






Julio Cortázar – Un poeta con mayúsculas

Los sitios que frecuentaba y donde iba a escribir

 

Old Navy - París -Aquí se encontró Cortazar con Gabriel García Márquez
Old Navy – París -Aquí se encontró Cortazar con Gabriel García Márquez

He tenido la suerte de vivir en París y frecuentar los sitios en los que Julio Cortázar escribía- El Old Navy, el Café de Flore, Les Deux Magots, La Coupole, Le Dôme, la Closerie des Lilas o el Café de La Paix. Es el barrio de St. Germain des Près. Un barrio que está muy cerca de la Soborna y donde la intelectualidad del mayo del 68 se reunía y donde se inició el germen de la famosa “revuelta”. Un sitio donde los intelectuales y artistas continúan dándose cita, aunque, a causa del turismo, tiene un cierto nivel chic que hace que sus precios no estén asequibles a todos el mundo, y mucho menos a los estudiantes o a los integrantes de la vanguardia. Se ha convertido en un barrio más bien burgués que se gusta a si mismo y que pretende ser todo lo elitista que pueda. Creo que ha perdido la esencia de germen de confrontación de ideas.

París, el escenario mágico de su novela Rayuela

Tumba de Julio Cortazar en el cementerio de Montparnasse - París
Tumba de Julio Cortazar en el cementerio de Montparnasse – París

Es hermoso reconocer las calles, los edificios y los puentes donde transcurre la acción de Rayuela. Siempre que paseaba y me topaba con alguna de estas localizaciones, me tomaba mi tiempo para rememorar esos pasajes. El Pont Neuf (ahora el puente de los candados del amor), el Pont des Arts, o la Rue du Cherche-Midi donde hace su primera aparición la Maga y por primera vez habla con Oliveira, o cuando se sentaba a esperar que la luz se volviese violeta en la Tour Saint-Jacques (¡cuantas veces me he sentado en ese banco al atardecer a esperar, como si Julio Cortázar estuviese junto a mi, que la luz se volviese violeta!).

He podido recorrer muchos los escenarios más famosas de Rayuela, y finalmente su tumba perdida en el cementerio de Montparnasse, entre una infinidad de tumbas de gente famosa como Jean-Paul Sartre o su pareja Simone de Beauvoir. He cumplido con la tradición de los hispanos que lo visitan de dejarle un billete de metro sobre su tumba y leerme todas las frases que le van dejando tanta gente que la visita. Pero sobre todo sigo teniendo, de vez en cuando, el placer de releer sus poemas o ver sus entrevistas. Julio Cortazar un ser humano universal.

Tu boca – Un pequeño poema

“Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con perfume viejo y un silencio.

Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo de aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua. “

Deja un comentario