Lo importante y lo que nos parece importante

74
Compartir
Pirámide de Maslow

Pensando un poco en cosas generales, me he dado cuenta como dividimos las cosas las personas, lo que nos parece importante, nos motiva y forma parte de lo que pensamos que es nuestra identidad y lo que no nos parece
  suficientemente relevante.
Hay cosas que no nos aportan nada vitalmente significativo, a las que no prestamos atención. Nos centramos principalmente en lo que pueda suponer una agresión a nuestra identidad. El problema creo que está en la forma en que percibimos esa relevancia. Cierto es que todos los humanos nos movemos básicamente según la  Pirámide de Maslow  o la clasificación de las necesidades humanas. 
   

Lo curioso es que una vez que resolvemos las necesidades fisiológicas y de seguridad, empezamos a tener dificultades con las necesidades de amistad y afecto; unas necesidades intrínsecas de todo humano que inmersos en esta sociedad actual está mediatizado por el impacto de las nuevas tecnologías.
Distinguir lo que es realmente importante para nosotros es realmente un proceso que es bastante dificil y dominarlo requiere la utilización de técnicas de análisis complejas, que no pueden ser sustituidas por simple información de datos. Un dato, en si mismo, no puede abstraerse de su proceso para llegar a él. Podemos obtener el dato p.ej. 120 de multitud de formas, sumando 1 a 119, multiplicando 60×2, … Por eso el dato en si mismo no puede venir a resolver el proceso de la cadena de toma de desiciones necesarias para llegar a él. Las nuevas tecnologías solo se han centrado en la obtención del dato (que es lo único que necesita conocer una máquina) frente a como se ha llegado a obtenerlo.
Creo que para nuestra mente, tan importante como el dato, es el procedimiento por el que hemos llegado al mismo. Si analizamos las relaciones humanas como si fuesemos máquinas, solo llegaremos a conclusiones absurdas, principalmente por el hecho de que no somos máquinas, en realidad las máquinas son una copia muy imperfecta de nuestra manera de analizar situaciones.
Podemos analizar si es importante tener amigos y emplear parte de nuestro tiempo con ellos o no. Actualmente me parece que se utiliza la forma lógica básica de analizar este hecho. Tener a esta persona como amigo me va a ocasionar tener que dejar de utilizar el ordenador mientras estoy con él. Cuando esté comentando algo con él no podré abrir otra pestaña en el navegador y buscar información sobre lo que estemos tratando, esto no pasaría si estoy en un chat con él. Además es muy probable que para compartir mi tiempo tenga además que vestirme adecuadamente, tomar algún transporte, tal vez esperarlo porque no sea absolutamente puntual, o tendré que hacer algún deporte u otra actividad que va a poner a prueba mis “habilidades” reales. Tal vez no vaya fisicamente como me gustaría, o lo que es peor, talvez tenga algún problema real para el que solicite mi ayuda.
Todo esto es un precio muy alto a pagar por un minimo feedback, un gran sacrificio del que probablemente no saca nada tangible.
Supongo que aqui es donde reside la clave de todo, nos estamos acostumbrando a la inmediatez y a conseguir las cosas “sea como sea”. Desechando todo lo que no cumpla con estos parámetros. Por eso muchos jóvenes llegan a la conclusión de que es mejor estar encerrados en sus cuartos, pero conectados por internet, y que se relacionan con sus familias solo para que satisfagan sus necesidades básicas. Crean un mundo pseudovirtual en el que son absolutamente los reyes. Pueden saber todos los datos, cortar la conexión cuando algo les moleste, tener una identidad distinta a la que tienen, etc. Esto genera muchas endorfinas al cerebro y hace que se sientan muy bien. Tiene un efecto parecido al de las drogas. También hacen lo mismo, te hacen dependientes y te aislan del resto del mundo.
¿Qué se necesita para que vean el mundo real tal como es?. ¿Es posible que se den cuenta de que las experiencias, el feedback, y las endorfinas que produce el trato humano son infinitamente mayores que las que producen las máquinas o la gente-máquina?. ¿Habrá que hacer un programa que provoque insatisfacción cada vez se usen las tecnologías de la información?. ¿Es posible establecer relaciones en el mundo real que aporten lo que se encuentra en la red?. Solo conozco el enamoramiento, que intensidad, que plenitud, que absorción. Pero incluso el enamoramiento tiene sus fases y acaba apaciguado. Yo al menos, la mayor sensación que me llena de intensidad y me hace sentir bien durante mucho tiempo es sentirme parte de la humanidad, de la de las personas altruistas y serenas, que ven el mundo como un continuo logro colectivo que nos hace avanzar a todos y ser cada vez más solidarios y que a pesar de los continuos retrocesos en favor del egoismo, siempre acabamos construyendo un mundo colectivo más justo y humano.
El hecho más importante es aprender a analizar las cosas de modo que cada vez seamos capaces de distinguir las que son realmente importantes, no la que egoistamente nos las parecen. La lucha continua contra el egoismo es lo que realmente nos hace grandes y felices.
Biografia: Grabiel Celaya Gabriel Celaya lo expresó muy bien en uno de sus poemas
“renuncio al peso muerto de mi terco pasado,
soy fúlgido, engrandezco justo en cuanto me niego,
y así atizo las llamas, y salto la fogata,
y apenas si comprendo lo que al hacerlo siento,
¿no es la felicidad lo que me exalta?”

Deja un comentario