Personajes destacados del barrio : El Mingüi

110
Compartir

 

Desagüe submarino como el que había en el Mogote

Siempre que pienso en mi infancia, recuerdo con especial admiración a algunos de los chavales que habitaban conmigo el barrio.

Miguel”El Mingüi”, el hijo del Pieralipe. El Mingüi era con diferencia el más espabilado de todos. Tenía una habilidad extraordinaria tirando piedras y recorriendo los bloques del Campo del Sur. Sabía buscarse la vida con cualquier cosa, de pronto traía un canasto de lapas cocidas y las iba vendiendo en pequeños cartuchos, o traía pescado, o vendía tebeos, o hacía granizada de colores, o lo que hiciese falta.
Vista del Campo del Sur sin los bloques

A menudo cogía la canasta(que era de caña y servía para proteger las garrafas de vino que eran de cristal) y la caña del país y se bajaba al Mogote a pescar. ( El mogote era el resto de muralla antigua que estaba en el Campo del Sur frente a la Catedral y a la que solo se podía acceder bajando por la escalerilla y saltando por los bloques).

Escalera de bajado a los bloques. Frente a Vigorito
Yo, que me sentaba solo  muy a menudo en la muralla para contemplar como rompían las olas sobre las piedras, pasaba mucho  tiempo viendo pescar a los que iban por allí, aunque nadie sabía manejar la caña como él.
No pescaba a la manera tradicional, pescaba “a robo”, sin utilizar carnada. Se bajaba con la caña y la canasta por los bloques hasta el Mogote, y empezaba a lanzar la caña sin biyuela, solo con un par de anzuelos. La caña tenia unos 7 metros de largo, y maneja el sedal con una habilidad extraordinaria, lograba que no se le enganchase entre las piedras ni en la propia caña.
Canasta de mimbre de garrafa
Corvina pescada
en el mogote

Por la piedra del Mogote, salía el desagüe principal de todas las cañerías del barrio, que se vertía directamente al mar, sin tratar ni depurar, por lo que era muy frecuente ver muchos “biyuelos” o restos de heces humanas flotándo junto todo tipo de desperdicios. Esto, al parecer, les encantaba a las lisas, que crecian hasta alcanzar un tamaño casi de medio metro de largo y más de dos kilos de peso.

El mogote. Por donde salían todas las cañerías del barrio
Detalle del mogote

Miguel, con su técnica, se ponía sobre la piedra, cerca de la boca de salida del alcantarillado y los anzuelos se hundían en el copo de “lisas mojoneras” y al tirar hacía arriba siempre traía alguna enganchada por cualquier sitio, ya sea por la barriga, por el lomo, la cola, un ojo…

Lisa Mojonera

Luego había que despescarlas y con la ayuda de un palo, o la pata de una silla, se le golpeaba en la cabeza hasta que dejaban de moverse. Cuando llenaba la canasta y algún que otro saco que llevaba, las limpiaba allí mismo, sacando solo lo filetes y tirando el resto al mar.

Con el tiempo me hice amigo suyo y me nombraba ayudante para ejecutar la operación de darle los palos a las lisas. Luego con una navaja le sacábamos los filetes (sin piel) y los vendíamos en algún que otro bar muy famoso de la Viña que los servía como filete de pescado de roca.

El Mogote con uno pescando

Hace mucho tiempo que le he perdido la pista y me gustaría saber que ha sido de él. Espero que le haya ido bien.

1 Comentario

  1. Uff, Miguelito, el "Mingüi". Era amigo de mi hermano que era muy aficionado a los palomos. Yo era un chinorri y me quedaba embobao escuchandole hablar de sus correrias por dentro de la Catedral, que por aquel entonces se encontraba cerrada. Desgraciadamente, no tuvo suerte y la bebida le llevo a la mala vida. En la actualidad, le veo de vez en cuando sentado en la escalerilla de la Catedral, siempre agarrado a una litrona con varios de sus amigos. Pero siempre estará en mi recuerdo ese Mingüi que tu comentas. Un saludo y gracias.

  2. Gracias a ti. La verdad es que llevo micho tiempo fuera de Cádiz y ahora me acuerdo de los tiempos de mi infancia y del capitán de todos nosotros. De aquellos tiempos muchos cayeron, bien por la droga o por la bebida. Saludos

Deja un comentario